martes, 1 de agosto de 2017

LIBRITOS DE JAMÓN IBÉRICO Y PADRÓN.

Si hay una versión de filetes empanados que gusta a todo el mundo es esta, hay infinidad de versiones y mas cuando hablamos de filetes empanados...Están los Schnitzel de Alemania, el Cordon Bleu de Francia, el San Jacobo o el Cachopo de España, el Tonkatsu de Japón, las Milanesas o Cotoletta de Italia y otras tantas que me quedaré...
Pero como lo nuestro no hay nada, por eso con ricos productos, hacemos el mejor de los filetes empanados, para mi la mejor de las versiones, aunque para gustos, ya se sabe.

INGREDIENTES:


-Filetes de lomo de cerdo (en este caso son adobados).
-Jamón Serrano o Ibérico.
-Queso havarti u al gusto de cada uno (hay quien le pone torta del Casar).
-Pimientos de piquillo.
-Harina de trigo.
-Huevos.
-Pan rallado.

Empezamos espalmando los filetes con un rodillo de cocina, esto hará que el filete quede mas plano, se rompan los nervios y a la vez poder extenderlo mas, algo que a la hora de freir es mejor porque la carne nos quedará bien hecha.


Y mientras freimos los pimientos de padrón en aceite de oliva, cuando estén reservamos (no le ponemos sal).




Y sin mas, empezamos a montar nuestro librito...





Y nos aseguramos de "sellarlo" bien por los bordes, para que a la hora de freir no se nos salga todo el relleno y se desmonten los filetes, para ello apretamos un poco los bordes y el centro con la palma de la mano y rebozamos, ya sabeis...Harina, huevo y pan rallado!!!.




Y así nos tiene que quedar, con un empanado perfecto, tampoco que nos quede apelmazado, pero que quede bien.


Y en una sartén ponemos aceite de oliva (hay quien utiliza aceite de girasol para freir, yo prefiero aceite de oliva), y a temperatura media alta freimos, sobre todo porque si el aceite no ha cogido la temperatura adecuada se nos empapará de aceite y no quedará bien, así como si está muy fuerte se nos arrebatará por fuera, y no queremos eso, buscamos ese color dorado y nada grasiento.


Y no le damos la vuelta hasta tener la seguridad que se ha frito bien por un lado.Y ya lo tenemos.


Y por fuera ha quedado perfecto y por dentro también, y así ya tenemos nuestro librito relleno de jamón ibérico con pimientos de padrón de la huerta, con el queso, hacen de esto, un bocado exquisito.


ESPERO QUE OS GUSTE, SALUDOS.

miércoles, 26 de julio de 2017

ARROZ NEGRO CON ALIOLI DE GAMBAS.

Cuando hablamos de arroces, nos metemos en un mundo infinito, el que nos da para hacer mil elaboraciones.El arroz para mi es de esos platos estrella de este país y que en cada fiesta de los pueblos, en cada celebración en casa, cada domingo, no puede faltar una paella, un arroz con bogavante, con marisco, con liebre, con pollo, con verduras, ahora también muy de moda los risottos, el famoso arroz del señoret, a banda pero si hay uno que es fácil de hacer y queda exquisito es este, el arroz negro.
Además, con nuestra teoría del aprovechamiento de los productos, vamos a aprovechar hasta las cabezas de las gambas para hacer un alioli sencillo, que el arroz negro siempre debe de ir acompañado con el alioli, o como dicen en Valencia, con "ajoaceite".

INGREDIENTES:


-ARROZ  BOMBA (Un vaso o un puñado grande por persona).
-SEPIA O CALAMAR.
-GAMBAS.
-CALDO DE PESCADO.
-BOLSAS DE TINTA (Al gusto).
-TOMATE TRITURADO.
-CEBOLLETA.
-PIMIENTO ROJO Y VERDE.
-HUEVO.
-AJO.
-ACEITE DE OLIVA.

Con la paellera ya caliente y un chorreón de aceite de oliva, ponemos las cáscaras y cabezas de las gambas que previamente hemos pelado y hemos reservado los cuerpos.
Durante un par de minutos, freimos porque lo que queremos es extraer el jugo de esas gambas junto al aceite, el cual utilizaremos para hacer el alioli y así también, el sabor de las gambas quedará en la paellera.




Ponemos el mortero las cáscaras una vez que se han tostado, machacamos y con ayuda de un colador, nos quedamos con el jugo.




Y vamos a ligar nuestro alioli de gambas, en el que en el jugo que hemos extraido le ponemos un diente de ajo, un huevo, aceite de oliva y con la batidora batimos hasta obtener un suave alioli, una vez hecho, reservamos en la nevera, por eso hacemos primero este paso.






Añadimos a la paellera la verdura, para que sofría muy bien y léntamente, este paso es importante, la verdura se tiene que pochar muy bien.



Cuando ya ha pochado y reducido su tamaño como es normal, añadimos el tomate triturado y sofreimos hasta que el tomate de igual forma, pierda toda su agua.



Añadimos el calamar, aunque hay quien le añade antes, yo lo pongo en este momento, porque así nos quedará muy tierno a la hora de comer y no se pasará.También es importante, cortarlo en dados muy pequeños para que cuando lo comamos lo notemos, pero no sean trozos excesivamente grandes que hagan molestos los bocados.




Cuando hemos sofrito un poco el calamar y se ha integrado bien con los demás ingredientes, añadimos el arroz, que de igual forma, le damos unas vueltas primero para que se impregne bien de todos los ingredientes.


A continuación cuando ya hemos rehogado un poco el arroz en seco con los calamares y las verduras, le vamos poniendo caldo de pescado que tiene que estar caliente para que no se nos venga abajo el proceso de cocción.
Si, todos sabemos que es el doble de caldo que de arroz, pero yo no sigo esa teoría, voy añadiendo caldo a demanda, es decir, a medida que nos lo vaya pidiendo, porque no todos los arroces son iguales.
Y corregimos de sal, a mi el arroz como tiene que ir cogiendo el sabor de todos los ingredientes y en este caso son ingredientes del mar, me gusta ir añadiendo la sal, antes, durante y después si es preciso, no nos podemos pasar con la sal, teniendo en cuenta que las gambas, el calamar y la tinta ya nos van aportar un toque salado.




Cuando el caldo ya está hirviendo, le añadimos la tinta.Aquí no hay una medida, depende de la cantidad de arroz y de la tonalidad que nos guste, a mi si el arroz es negro me gusta que quede negro y no gris, por eso le pongo bien de tinta (esas bolsitas de tinta, las encontramos fácilmente en los supermercados en la sección de los congelados).
Una vez añadida la tinta, rehogamos para que el arroz vaya cogiendo el color de la tinta, a medida que va cociendo.



Ya cuando casi está y se ha consumido casi todo el caldo, le ponemos las gambas por encima.Con el calor que mantiene el arroz, se nos harán y quedarán tiernas y así, el arroz mientras reposa un poco y se acaba de consumir el caldo que le pueda quedar, porque este arroz tiene que estar suelto y nada caldoso.
Ah y como tenía un calamar que me había sobrado, le hago unas pequeñas incisiones y lo marco a la plancha, nos va a venir bien también para acompañar al plato.



Y con el debido reposo, ya tenemos nuestro arroz negro con su alioli de gambas, que emplatamos y lo tenemos.




Y ya está, se tarda unos 20 minutos en hacer este exquisito arroz, el cual nos ha quedado riquísimo.


ESPERO QUE OS GUSTE, SALUDOS.

martes, 25 de julio de 2017

HAMBURGUESA DE BERENJENAS.

Vamos a preparar una de esas hamburguesas diferentes, porque hamburguesas hay de todo y a cual de ellas mas buenas, dependiendo de los gustos.
Creo, que las hamburguesas gustan tanto porque se pueden comer con la mano y eso de sentir atrapada la presa y llevarnos a la boca para atacarla, es de esos placeres del instinto animal que a veces mostramos comiendo jejejejeje.
Hoy vamos a prepararlas de una forma muy sencilla, muy económica y que así, a los mas peques les podemos camuflar la verdura, quedan muy ricas.Además, este plato es totalmente apto para los veganos o vegetarianos, así como para dietas.

INGREDIENTES:



-BERENJENAS.
-PIMIENTO ROJO.
-CEBOLLA.
-AJO.
-COPOS DE AVENA (o pan rallado).
-ESPECIAS (Sal, pimienta rosa, semillas de sésamo...).
-HUEVOS.
-CEBOLLINO.
-BROTES DE ALFALFA.
-RÚCULA.
-MIEL.
-ACEITE DE OLIVA.

Y lo primero que vamos hacer, es meter el pimiento rojo, la berenjena y la cebolla entera en el horno para que se confiten, el tiempo dependerá de cada horno, pero sus 30 minutos a 200º no hay quien se los quite.Nos tienen que quedar completamente bien hechas, para así luego poder pelar muy bien.




Una vez sacadas del horno, esperamos que se enfríen un poco y vamos sacando la carne, la cual cortamos y vamos añadiendo a un bol, donde vamos a preparar la masa de nuestras hamburguesas.
Cuando ya tenemos toda la verdura cortada muy fina, le añadimos un huevo, las especias y la sal y el cebollino picado, así como el ajo al gusto.


Cuando ya tenemos todos los ingredientes, removemos bien y añadimos los copos de avena, normalmente se le añade pan rallado, pero para mi veo mas sano los copos de avena y le dan otra consistencia, ya que la avena absorve mas los líquidos de las verduras, removemos para que se integren bien todos los ingredientes y vamos añadiendo copos de avena hasta conseguir la textura adecuada.He de decir, que es mejor que nos vaya quedando un poco líquida e ir añadiendo copos de avena a medida que nos lo vaya pidiendo, de lo contrario, nos puede quedar muy apelmazada y a la hora de comer, nada apetecible ya que nos quedará como un ladrillo.



Reservamos en la nevera un rato.Momento que aprovechamos para hacer el alioli de mil y cebollino.
Cortamos el cebollino muy fino, lo añadimos al vaso con un diente de ajo, una pizca de sal, un huevo, vamos añadiendo aceite (normalmente se hace con aceite de girasol, pero a mi me gusta mas con aceite de oliva) y batimos desde abajo sin mover, hasta que vemos que el aceite va ligando, momento en el que vamos subiendo la batidora y añadimos una cucharada de miel.


No pueden faltar unas ricas patatas fritas, para ello las hago a temperaruta muy baja, durante varios minutos...Corto unos bastones gruesos de patatas, las pongo en aceite a temperatura muy baja y al final, le subo la temperatura a tope y nos quedan unas patatas fritas perfectas, ideales para acompañar una hamburguesa.



Ahora preparamos unos panes para las hamburguesas, a mi el pan de hamburguesas no me gusta, me gusta mas un pan de cereales, unos molletes y en este caso es un pan de semillas, que con ayuda de un aro de cocina le doy forma redonda.



Con la plancha bien caliente, con la seguridad de que es una sartén totalmente de las que no se nos pega y con ayuda del aro de cocina, pintamos con un poco de aceite la sartén y ponemos el molde con la carnte de la hamburguesa para que nos salga perfecta.
Hasta que no tengamos la seguridad de que no se nos ha hecho bien por un lado, no le damos la vuelta, así se sellará bien y cuando le demos la vuelta, no se romperá.
Quedan exquisitas.



Y ya solo nos queda lo mejor, montar la hamburguesa.







Le ponemos un buen chorreón de la salsa que hemos hecho, ha quedado muy suave y de un sabor muy fino y agradable, con esa ligera tonalidad verde del cebollino.




Y ya está, ya tenemos nuestra exquisita hamburguesa, que estoy seguro que si no le decimos nada a los pequeños de la casa, difícilmente van a saber que está hecha solamente de verduras.


Y así nos ha quedado, nuestra hamburguesa de berenjenas.


ESPERO QUE OS GUSTE, SALUDOS.